PAINTBALL

Tras la comida y un ratito de viaje, llegamos a Arriondas donde nos esperaba mucha actividad.

Comenzamos con una batalla de paintball.

Aunque había bastante barro, la lluvia nos dio una tregua.

Aquí tenéis a nuestros valientes soldados bajando la comida, o ganándose la cena.